Biografia
los Libros
su Familia
Sus Amigos
su Fe
newsletter
 
 
contact
 
 



































































































































































Su Fe



Los Bahá'í
INTRODUCCIÓN A UNA COMUNIDAD MUNDIAL

Fundada hace un siglo y medio, la Fe Bahá'í es hoy entre las religiones mundiales la de más rápido desarrollo. Con más de cinco millones de secuaces en al menos 233 países y territorios, se ha ya transformado en la segunda Fe mayormente difundida, superando, en orden geográfico, todas las otras a excepción del Cristianismo. Los bahá'í viven en más de 120.000 localidades del globo, expansión que refleja su dedicación por el ideal de la ciudadanía mundial.


El principal objetivo de la Fe Bahá'í se refleja en la composición de su comunidad.
Representando un retrato de la humanidad, los Bahá'í provienen prácticamente de cada nación, grupo étnico, cultura. Profesión, clase social y económica. Están representados más de 2100 diferentes grupos étnicos y e tribales.

Dado que forma una individual comunidad, libre de cismas y fracciones, ésta incluye probablemente el grupo organizado más diferenciado y difundido del mundo.
El Fundador de la Fe fue Bahá'u'lláh, un noble persiano de Teherán, que hacia mediados del siglo diecinueve abandonó una existencia principesca, cómoda y segura para una vida de persecuciones y privaciones.

Él proclamó de ser un nuevo e independiente Mensajero de Dios. Su vida, Sus obras y Su influencia son pares a las de Abraham, Krishna, Moisés, Zoroastro, Buda, Cristo y Muhammad. Los bahá'í lo consideran, en la sucesión de los Mensajeros Divinos, el más reciente.

"Este es el Día donde los más excelentes favores de Dios han sido profusos sobre los hombres, el Día en el cual Su más potente gracia ha sido profusa en todas las cosas creadas." --Bahá'u'lláh


El mensaje esencia de Bahá'u'lláh es aquel de la unidad. Enseñó que hay un solo Dios, que hay un solo género humano, y que todas las religiones han sido estadios en la revelación de la voluntad y de los objetivos de Dios para la humanidad. En este día dijo, la humanidad ha llegado colectivamente a la madurez. Como predicho en todas las Escrituras en el mundo, ha llegado el momento de unir todos los pueblos en una sociedad global pacífica e integrada. "La tierra es un solo país y la humanidad sus ciudadanos".

La más joven de las religiones independientes, la Fe fundada por Bahá'u'lláh se diferencia de las otros por diferentes modos. Tiene un único sistema de administración global con consejos gobernativos libremente elegidos en más de 18.000 localidades.

Enfrenta de diferente manera (a veces radical) los problemas sociales contemporáneos. Las Escrituras de la Fe y las multiformes actividades de sus miembros enfrentan en practica cada importante visión del mundo actual, de la nueva concepción de la diversidad cultural y de la conservación del medio ambiente a la descentralización de las decisiones, de un renovado compromiso en la vida familiar y para una moral nueva al llamamiento para un "Nuevo Orden Mundial".

La dote que la contra distingue es de cualquier modo su unidad. Diversamente de las otras religiones - para no hablar de la mayor parte de los movimientos sociales y políticos - la Fe Bahá'í ha resistido con éxito al recurrente impulso de fraccionarse en sectas y pequeños grupos. Ha mantenido su unidad a desaire de una historia turbulenta cuanto aquella de cualquier otra religión de la antigüedad.

En el siglo sucesivo a aquel en el que vivió Bahá'u'lláh, el proceso de unificación global que El había proclamado fue progresando. A través de procesos históricos, las tradicionales barreras de raza, clase, credo y nación han sido establemente derribadas. Predijo que los impulsos en acto habrían hecho nacer una civilización universal. El principal desafío que los pueblos del mundo deben enfrentar es el de aceptar el hecho de su unicidad y de colaborar para la creación de este nuevo mundo.

"La vitalidad de la fe del hombre en Dios está muriendo en cada lugar; nada fuera de Su saludable remedio podrá jamás despertarla." -- Bahá'u'lláh

Una sociedad global para poder florecer, dice Bahá'u'lláh, debe basarse sobre ciertos principios fundamentales. Estos incluyen: la eliminación de todas las formas de prejuicios; plena paridad entre los sexos; reconocimiento de la unicidad esencial de las grandes religiones mundiales; eliminación de los extremos de pobreza y riqueza; instrucción universal; armonía entre las religiones y la ciencia: equilibrio sostenible entre naturaleza y tecnología, y el establecerse de un sistema federativo mundial, basado sobre la seguridad colectiva y la unicidad del género humano.

Los bahá'í del mundo expresan su compromiso en estos principios, sobre todo en la transformación individual y colectiva. Entre los diferentes modos, el compromiso se refleja en un gran número de pequeños proyectos rurales de desarrollo económico y social que las comunidades bahá'í han lanzado en estos últimos años.

Construyendo una red unificada de concejos locales, nacionales e internacionales, los secuaces de Bahá'u'lláh han creado una comunidad mundial diferente y proyectada hacia delante - marcada por un preciso estilo de vida y de actividad - que ofrece un alentador modelo para la cooperación, la armonía y la acción social. En un mundo prisionero de miles de ideales. Ésta, es de por sí, una meta singular.


"Extraído de Los Bahá'í, una publicación de la Casa Editorial Bahá'í "


La segunda religión "global"

Los bahá'í han fundado "significativas" comunidades en diferentes países y territorios de cualquier otra religión independiente a excepción de la cristiana.

Según el Libro del Año 1992 de la Enciclopedia Británica la Fe Bahá'í se estableció en 205 países soberanos y territorios dependientes.

Este punto fue puesto en evidencia por la primera vez en 1982 por la Enciclopedia Mundial Cristiana. Ese volumen refería el trabajo de casi 500 entre estudiosos de demografía y estadística que habían conducido una primera investigación general sobre los creyentes de todo el mundo.

Enseñanzas Morales y Sociales
Un equilibrio entre progreso y tradición basado sobre la unidad

Nunca ha existido un precursor de los tiempos, un futurólogo o un profeta cuya visión haya tan meticulosamente previsto los puntos críticos del panorama que se despliega frente a la humanidad.

Una de las características extraordinarias de las escrituras de Bahá'u'lláh es el grado de presición con el cual prevén los puntos cruciales que la humanidad, en manera creciente, ha debido enfrentar.
Bahá'u'lláh, con sus escrituras, lanzó una exhortación para alcanzar una completa, global reestructuración del orden social. Su visión de renovación toca todos los aspectos de la existencia, de la moral personal, de la economía y administración, del desarrollo comunitario y de la práctica religiosa.

El tema central de las escrituras de Bahá'u'lláh es, que la humanidad es una sola raza y ha llegado el día de su unificación en una sociedad planetaria. A través de un irresistible proceso histórico, caerán las tradicionales barreras de raza, clase, credo, fe y patria. Estas fuerzas, dijo, darán vida con el tiempo a una nueva civilización universal. Las crisis que actualmente afligen el planeta ponen a todas las personas en la necesidad de aceptar su unidad y de trabajar para la creación sobre la tierra de una sociedad global.

Bahá'u'lláh delineó algunos principios fundamentales que constituyen la base para esta nueva civilización, entre estos, la eliminación de cualquier forma de prejuicio, plena igualdad entre los sexos, reconocimiento de la sustancial unidad de las grandes religiones mundiales, eliminación de los extremos de riqueza y pobreza, la enseñanza universal, un alto nivel de conducta personal, la armonía entre ciencia y religión, un estable equilibrio entre naturaleza y tecnología, la realización de un sistema federal mundial basado sobre la seguridad colectiva y la unicidad de la humanidad.
Estos principios, tocando argumentos cuales, el papel que desenvuelven las mujeres, las relaciones raciales, la justicia económica y el orden mundial, ilustran los temas que han alimentado los más dinámicos movimientos del siglo: de consecuencia se han transformado en los principales puntos al orden del día en la vida política y social de la humanidad.

Nunca hubo un precursor de los tiempos, un futurólogo o un profeta cuya visión haya meticulosamente previsto los puntos críticos del panorama social. Los temas que Bahá'u'lláh ha puesto a fuego, en vez de debilitarse, un siglo después de Su existencia, se han vuelto predominantes en la vida colectiva del género humano.


El tema de la unidad

El gradual acercamiento de la Fe Bahá'í a la sociedad humana encuentra origen en el énfasis que Bahá'u'lláh coloca sobre la unidad. En efecto, si se tuvieran que caracterizar Sus enseñanzas con una palabra, ésta sería: unidad.

En Sus escrituras Bahá'u'lláh subraya la importancia y la realidad de la unidad y de la unicidad. Antes que nada, Dios es uno: también todas las grandes religiones son una y representan las respuestas de los hombres a las revelaciones de la palabra y de la voluntad de Dios para la humanidad a través de los sucesivos Mensajeros que provienen de un único Dios. Estos presupuestos están a la base del concepto de unidad en las enseñanzas bahá'í.

De este concepto fundamental de una unidad religiosa y divina emergen otros principios. Bahá'u'lláh enseña que todos los seres humanos, en cuanto criaturas de Dios, son un único pueblos. Las distinciones de raza, nacionalidad, clase o de origen étnica son efímeras cuando se les ve desde este entorno. Así, como cualquier teoría de superioridad individual, tribal, provincial o nacional se descarta por la Fe Bahá'í. Hablando por medio de Bahá'u'lláh, la voz de Dios proclama:

"¿No sabéis vosotros porque os hemos creado todos con el mismo polvo? A fin de que nadie exaltase si mismo respecto al otro: ponderad constantemente en vuestros corazones de cual manera habéis sido creados. Dado que os hemos creado todos con la misma substancia, os incumbe ser como un alma sola, caminar con los mismos pies, comer con la misma boca y vivir en la misma tierra, para que de vuestro intimo ser, virtud vuestra labor y vuestras acciones, puedan manifestarse las señales de la unicidad y la esencia de la renuncia".



El Credo Espiritual de la Fe Bahá'í

QUÉ NOS ENSEÑA BAHÁ'U'LLÁH SOBRE DIOS, RELIGIÓN Y NATURALEZA HUMANA

La llegada de nuevos Mensajeros de Dios representa puntos de viraje en la historia, dado que, éstos traen un impulso espiritual renovado, estimulan la transformación personal y el progreso social. La revelación de Bahá'u'lláh, con el impulso espiritual que la acompaña, reviste un significado particular porque coincide con la época de la madurez de la humanidad.

Existe sólo un Dios, el Creador del Universo. En el curso de la historia, Dios se ha revelado a la humanidad con una serie de Mensajeros divinos, cada uno de los cuales ha fundado una religión. Eran Mensajeros Abraham, Krishna, Zoroastro, Moisés, Buda, Jesús y Mahoma. Esta sucesión de Enseñanzas divinas refleja un único e histórico "Plan de Dios" para hacer conocer a la humanidad su Creador y para cultivar las capacidades morales, intelectuales y espirituales de la raza humana con el objetivo de preparar el camino para una civilización global, única y en constante progreso. El conocimiento de la voluntad de Dios para la humanidad de la época moderna fue revelada hace poco más de cien años por Bahá'u'lláh, que es el último de estos Mensajeros Divinos.

Es esta la esencia de Sus enseñanzas sobre Dios, la religión y la humanidad. A menudo los bahá'í expresan esta Fe hablando simplemente de la unicidad de Dios, unicidad de la religión y unicidad del género humano. La unidad es en absoluto, el tema más importante del credo bahá'í; en términos teológicos se manifiesta en la comprensión que el único Creador tiene un plan para la humanidad en su totalidad.
Junto a estas ideas existe la convicción que la naturaleza humana es fundamentalmente espiritual. Si bien los seres humanos existan sobre la tierra con aspecto corpóreo, la identidad esencial de cada persona está definida por un alma eterna, racional e indivisible.
"Ten por seguro que la esencia de todos los Profetas de Dios es una y la misma... "-- Bahá'u'lláh
El alma que da vida al cuerpo, y distingue los seres humanos de los animales, crece y se desarrolla sólo a través de la relación del individuo con Dios, mediada por Sus Mensajeros. Tal relación se refuerza con el rezo, del conocimiento de las escrituras reveladas de estos Maestros, del amor por Dios, de la autodisciplina moral y del servicio a la humanidad. Es este proceso que da significado a la vida.
Cultivar el lado espiritual de la vida otorga muchos beneficios. Antes que nada, el individuo desarrollo poco a poco esas cualidades innatas que son la base de la felicidad humana y del progreso social cuales: fe, coraje, amor, compasión, fiabilidad y humildad. Cuando estas se hacen cada vez más evidentes, avanza también la sociedad en su conjunto.

Otro efecto del desarrollo espiritual es la sintonía con la voluntad de Dios. Este acercamiento cada vez más creciente prepara el individuo para la vida del más allá. El alma después de la muerte del cuerpo, continúa a vivir enfrentando un viaje espiritual hacia Dios largo innumerables "mundos" o planos de existencia. En términos tradicionales, el progreso cumplido en este viaje se puede paragonar al "paraíso", mientras si el alma deja de crecer y queda lejos de Dios, siempre en términos tradicionales, experimenta el infierno".

La llegada de nuevos Mensajeros de Dios representa puntos de viraje en la historia dado que traen consigo un nuevo impulso espiritual, que estimula la renovación personal y el progreso social. La revelación de Bahá'u'lláh y el impulso espiritual que la acompaña, reviste un particular significado porque coincide con el periodo de la madurez de la humanidad.

Bahá'u'lláh enseña que la humanidad a la madurez, ahora posibles nuevas realizaciones. Empresas como la realización de la paz mundial, el alcanzar una justicia social universal y la promoción de un equilibrio armonioso entre tecnología, desarrollo, valores humanos y protección del ambiente natural, una vez consideradas imposibles, son ahora posibles.


Ilos sitios oficiales bahá'í:

www.bahai.it
www.bahai.org


Fotos realizadas por:
Photographer
DENNY ALLEN